LA ELABORACIÓN

La recolección
Podado

Elaboramos nosotros mismos el producto final, a pocos metros de los cultivos, en nuestra casa de campo del siglo XXI. El edificio de nueva construcción está ubicado en la falda de una montaña, a los pies del imponente Pico Castro. La baja temperatura que se desprende de la tierra y el aire de las gélidas noches que se adentra, mantienen frías las manzanas almacenadas y frescos los zumos embotellados en vidrio.

La materia prima que utilizamos procede de pequeñas parcelas a las que se aplican individualizados tratamientos y cuidados, debido a diferentes necesidades por tipo de plantación y suelo. Los trabajos realizados son manuales, des de la poda equilibrada y tradicional en vaso, aclareo de frutos en cultivo y posterior recolección, hasta la selección minuciosa momentos antes del prensado.

Cajón de manzanas

Zumos con su turbidez natural: Mediante una prensada suave y continua de manzanas frescas, extraemos el caldo. Lo mantenemos refrigerado en tanques para su decantación natural de partículas más densas. No clarificamos ni filtramos el zumo obtenido, conservando así valiosos nutrientes y su turbidez natural. Pasteurizamos a continuación para asegurar su permanencia organoléptica y seguridad alimentaria, sin necesidad de conservantes, y embotellamos en caliente de inmediato.

En el fondo de la botella se aprecian sedimentos pero al agitar el envase la textura del zumo queda uniforme. Todos los componentes quedan en suspensión formando una nebulosa opalescente, de ahí el nombre con el que se conoce este tipo de producto: zumo nebuloso ( “cloudy” en inglés ), turbio natural o naturalmente turbio. Es un zumo mínimamente procesado, consistente y rico en matices y nutrientes.